Un Método Simplificado para el Seguimiento Rutinario de Resultados después del Tratamiento de Abuso de Drogas

16 de septiembre de 2013

Richard D. Lennox
Chestnut Health Systems
2404 Western Park Lane, Hillsborough, NC 27278, USA

Marie A. Sternquist
Consultora Independiente de Investigación
14650 Wildien Drive, Anchorage, AK 99516, USA

Alfonso Paredes
Profesor Emérito de Psiquiatría
Universidad de California en Los Ángeles

Revisado por homólogos académicos y publicado por Libertas Académica

RESUMEN EJECUTIVO

La recolección rutinaria de resultados de tratamiento por drogadicción para gestionar la calidad de la atención, mejorar la satisfacción del paciente y asignar recursos para el tratamiento, en la actualidad se ve obstaculizada por dos dificultades principales: (1) problemas para localizar a clientes una vez que terminan el tratamiento y (2) el costo elevado para obtener información fidedigna y significativa tras el tratamiento. Este estudio investigó métodos precisos para un sistema (el cual funciona con personal y es económico) de Seguimiento Rutinario de Resultados (ROM, por las siglas en inglés de Routine Outcome Monitoring) usando una encuesta telefónica que consiste en 18 puntos básicos de evaluación. Tal como se efectuó en Narconon Oklahoma, un programa de rehabilitación de drogadictos internos que se basaba en habilidades interpersonales y de comportamiento, determinó que el sistema era psicométricamente adecuado para informes integrales, al mismo tiempo que proporcionaba información de valor científico.

El estudio analizó el procedimiento desarrollado y ejecutado por Narconon de Oklahoma (“Narconon”) para dar seguimiento a resultados a largo plazo, logrados por aquellos que habían terminado el programa de rehabilitación de drogas y alcohol de Narconon. Esta disertación describe los métodos precisos para un sistema (el cual funciona con personal y es económico) de Seguimiento Rutinario de Resultados (ROM, por sus siglas en inglés: Routine Outcome Monitoring) usando una encuesta telefónica la cual consiste en 18 puntos básicos de evaluación tal como se usan en el programa Narconon y los resultados del proceso de seguimiento de resultados.

Los objetivos del seguimiento rutinario de resultados son sencillos: garantizar la eficacia constante y continua del tratamiento, que tenga uniformidad y que sea económico; mejorar la calidad general del tratamiento; y asegurarse de que los proveedores de servicios de salud rindan cuentas a las fuentes de financiamiento, mediante el seguimiento de sus resultados y el mantenimiento de la calidad del tratamiento.

El seguimiento sistemático de clientes después de que han terminado un ciclo completo de intervención, cuando están funcionando bajo supervisión mínima (tal como con un miembro de su familia, colegas de trabajo y la comunidad), es uno de los métodos más convincentes para demostrar la eficacia en sí de programas de salud del comportamiento humano. A pesar de las intenciones que se declaran de obtener datos significativos posteriores al alta, la mayoría de los esfuerzos para dar seguimiento al desempeño, se encuentran todavía en fase de desarrollo. Las limitaciones para la recopilación de datos incluyen: (1) dificultad para el seguimiento de clientes una vez que salen del entorno del tratamiento; (2) usar personal de tratamiento para recopilar datos de seguimiento cuando su función principal es proporcionar servicios de la dependencia química; y (3) depender de entrevistas personales y otros protocolos que requieren mucho tiempo y que son costosos, que requieren capacitación extensa del personal y que pueden dar como resultado el desvío o pérdida de datos debido a la complejidad del seguimiento.

Narconon ha desarrollado un proceso eficiente de Seguimiento Rutinario de Resultados que se efectúa por teléfono y que se realiza dentro del ámbito de un centro de atención continua. Empleando una corta encuesta de resultados, el programa es lo suficientemente sencillo para incorporarse dentro de las rutinas del personal y una instalación pequeña y tiene la ventaja de que puede ser ejecutado por personas que no han sido entrenadas en métodos de investigación. El procedimiento permite que el programa obtenga retroalimentación rápida y así localice y trabaje con clientes que se han encontrado con dificultades después de salir del programa y, al mismo tiempo, permite que se obtengan datos que son útiles para el seguimiento de la eficacia general del programa de rehabilitación, permitiendo de este modo a los administradores de programas, realizar ajustes que puedan ser necesarios para aumentar la eficacia del programa.

El propósito de este estudio era evaluar la eficacia de un sistema de Seguimiento Rutinario de Resultados (Routine Outcome Monitoring, ROM) tras el tratamiento, como una herramienta para medir y mejorar los resultados de los servicios de rehabilitación de drogas. Con este fin, Narconon Internacional y Psychometric Technologies Incorporated (Tecnologías Psicométricas Incorporadas) desarrollaron una metodología con base científica para obtener datos de seguimiento útiles, y aplicaron esto en conjunto con la inscripción, gestión de casos y los sistemas de seguimiento del cliente que ya estaban vigentes en Narconon. Al principio se desarrolló un cuestionario de diez puntos, pero esto se amplió durante el transcurso del estudio basado en las recomendaciones del personal de gestión de caso y del personal de atención posterior al alta. Al final se concretó una encuesta que consta de seis puntos dirigidos a auto-informar sobre las drogas y el consumo de alcohol en los últimos treinta días, dos puntos dirigidos al consumo general de drogas después de haber terminado el tratamiento, cinco puntos dirigidos a la calidad de vida en los últimos treinta días y otras cuantas preguntas que sirven para evaluar el éxito del individuo al reintegrarse a la comunidad.

Para propósitos de desarrollo y evaluación de esta herramienta y la metodología ROM, este proyecto se limitó a aquellas personas que habían terminado todo el programa Narconon (llamados “graduados”). El personal de Narconon recopiló una lista de personas que habían terminado el programa durante el período de 2004 a 2007.

Los especialistas de atención posterior al alta realizaron entonces las encuestas ROM por teléfono. Además de las encuestas telefónicas a los graduados, se realizaron al comienzo encuestas a parientes cercanos de los graduados, a fin de evaluar si los datos del graduado eran fiables. Una vez que se constató que había una alta correlación estadística entre los datos de los graduados y de sus parientes más cercanos, se realizaron encuestas con sus familiares para obtener datos cuando, después de tres intentos, era imposible comunicarse con los graduados directamente. Se aplicó el anonimato a los datos obtenidos de acuerdo con las normas federales y locales de confidencialidad y se proporcionaron a Psychometric Technologies Incorporated para su análisis.

Se obtuvieron datos de 323 de los 419 sujetos que regresaron a su comunidad, dejando un 22,9% con datos faltantes. El primer punto de muestreo tuvo una tasa de seguimiento inadecuada. Revisando las acciones exitosas de otros investigadores en este campo1, las mejoras se hicieron como sigue: (1) Se entrenó al personal para usar un formulario simple de inscripción para recolectar múltiple información de contacto por teléfono y correo electrónico de los clientes, así como múltiples datos colaterales, teléfono y dirección de contacto; (2) Toda la información de contacto fue verificada y actualizada al darse el alta; y, (3) Una lista de verificación por escrito fue implementada para organizar cada paso del proceso de seguimiento. Como resultado de estas mejoras, el contacto de clientes tras el tratamiento mejoró continuamente a más del 80 por ciento.

Los datos de los graduados y sus familiares (fuentes colaterales) se analizaron estadísticamente y se encontró que coincidían muchísimo. A partir de esto se estableció la validez de la evaluación del auto-informe que se usó en el planteamiento del ROM. Del conjunto total de datos, el 72,1% de los datos que se utilizaron fueron proporcionados por los mismos graduados.

Los datos se analizaron para determinar el grado en que los problemas de drogas reincidían entre los graduados del programa Narconon. Se obtuvieron los siguientes resultados al preguntarle a los graduados (o familiares) sobre su consumo de drogas en los 30 días anteriores a la entrevista de encuesta:

Tabla 5. La recurrencia de problemas relacionados con las drogas.Nota: Los números entre paréntesis son porcentajes de respuestas válidas
El consumo de drogas y problemas Los problemas de drogas en el seguimiento
Graduado (N = 238) Pariente (N = 94)
Ninguno 1+ días Ninguno 1+ días
1. 30 días: alguna cantidad de alcohol 180 (76) 58 (24) 62 (66) 32 (34)
2. 30 días: alcohol hasta el punto de intoxicación 216 (91) 22 (09) 85 (90) 9 (10)
3. 30 días: cocaína 228 (96) 10 (05) 79 (85) 14 (15)
4. 30 días: marihuana/hachís 224 (94) 14 (06) 89 (96) 4 (04)
5. 30 días: heroína 233 (98) 5 (02) 83 (89) 10 (11)
6. 30 días: otras drogas ilegales 230 (97) 8 (03) 80 (86) 13 (14)
7. Desde su graduación: alcohol hasta la intoxicación 165 (69) 73 (31) 52 (56) 41 (44)
8. Desde su graduación: otras drogas ilegales usadas 173 (73) 65 (27) 53 (57) 40 (43)
9. 30 días: ser detenido por delitos relacionados con drogas 228 (96) 19 (04) 85 (91) 8 (09)
10. 30 días: pasar la noche en la cárcel 231 (97) 7 (03) 82 (88) 11 (12)
11. 30 días: estar estresado debido al uso de drogas 119 (90) 14 (11) 43 (80) 11 (20)
12. 30 días: actividades importantes reducidas o abandonadas 128 (96) 5 (04) 42 (78) 12 (22)
13. 30 días: problemas emocionales experimentados 120 (90) 13 (10) 39 (74) 14 (26)

De particular interés es la capacidad de estudiar la frecuencia de uso de drogas y alcohol de los ex participantes del programa en periodos de 30 días, con el fin de establecer la eficacia de los procedimientos del programa. En este caso, como se muestra en la Tabla 5 anterior, los datos mostraron:

Sin usar Cocaína92 %
Sin usar Marihuana/Hachís 94 %
Sin usar Heroína95 %
Sin usar Otras Drogas 93 %
Sin usar Alcohol hasta el Punto de Intoxicación 90 %
Sin uso de Alcohol76 %

Uno de los propósitos adicionales para instituir el procedimiento ROM era determinar su viabilidad para dar seguimiento a los graduados del programa con el fin de poder ayudarles en el caso de que se encuentren con más dificultades por el uso de drogas o alcohol. Con este fin, se incluyó una pregunta para determinar si la persona necesitaba servicios de rehabilitación desde su graduación del programa. Se encontró que sólo el 12% de los que terminaron el programa expresaron la necesidad de más servicios de rehabilitación.

Este informe demuestra la viabilidad de un sistema de Seguimiento Rutinario de Resultados (Routine Outcome Monitoring, ROM) para su uso en centros de rehabilitación de drogas. La gestión de recuperación vía telefónica puede abordar varios factores, incluyendo:

(1) La estabilización y sostenimiento de la recuperación, congruente con la filosofía de atención individualizada; (2) Cualquier estigma asociado a volver a la institución después de terminar el tratamiento; (3) Llegar a los clientes que viven a distancia de la instalación de tratamiento; y, (4) Personal potencial y carga financiera.

Los datos obtenidos mediante el sistema ROM parecen adecuados para el cumplimiento de exigencias de informes por parte de agencias de financiación o acreditación. Con la excepción del primer punto de seguimiento, este proyecto produjo uniformemente un muestreo representativo superior al 80 por ciento y requería de muy poco entrenamiento del personal. La verificación colateral al principio del proyecto sugirió influencias mínimas por parte de “testimonios de agradecimiento”, en casos que el cliente no quisiera herir los sentimientos del asesor al proporcionar una falta de éxito en el programa, posiblemente debido al uso de personal externo al tratamiento para efectuar el seguimiento.

Este proyecto se llevó a cabo a petición de un programa que desea mejorar continuamente los resultados del tratamiento, incluyendo aquellos que no son los esperados. Involucrar al personal del programa de tratamiento en el proceso de seguimiento de sus propios resultados y la incorporación de los datos obtenidos en las decisiones de gestión, probablemente conducirá a una mayor responsabilidad de mejorar los resultados del tratamiento. Los cálculos de la efectividad del tratamiento para tales fines como las decisiones de financiación de terceros, podrían reforzarse mediante la inclusión de un 10% de verificación de muestreo aleatorio por un ROM independiente, trabajando por vía telefónica.

Este proyecto se concentró sólo en aquellos clientes que terminaron el programa. La tasas de seguimiento y, sobre todo los datos de resultados, se pueden generalizar sólo para aquellos que terminan todo el curso de atención. Los futuros proyectos para evolucionar este sistema ROM deberían explorar lo práctico de incorporar todas las clasificaciones bajo las cuales alguien dejó el programa. Para propósitos de control de calidad y con fines de mejorar el programa, es importante obtener datos de personas que abandonan el programa sin terminarlo.

Un tratamiento de calidad debe ser eficaz para cambiar la conducta relacionada con las drogas, después de que el paciente deja el tratamiento. El objetivo principal de cualquier sistema ROM es proporcionar un seguimiento permanente de datos de resultados a largo plazo, con los que evaluar cualquier cambio en los resultados del tratamiento, que podrían reflejar cambios en la calidad o desviaciones de la terapia.

REFERENCIAS:

  1. Glasner-Edwards S, Rawson R. Evidence-based practices in addiction treatment: review and recommendations for public policy. Health Policy. Oct 2010;97(2–3):93–104.
  2. Rosa C, Ghitza U, Tai B. Selection and utilization of assessment instruments in substance abuse treatment trials: the National Drug Abuse Treatment Clinical Trials Network experience. Substance Abuse and Rehabilitation. Jul 17, 2012;3(1):81–9.
  3. 111th Congress of the United States of America. GPRA Modernization Act of 2010. Washington, DC; 2010 http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/BILLS-111hr2142enr/pdf/BILLS-111hr2142enr.pdf. Accessed Jul 21, 2013.
  4. Darby K, Kinnevy SC. GPRA and the development of performance measures. Journal of evidence-based social work. Jan 2010;7(1):5–14.
  5. Center for Substance Abuse Treatment (CSAT) Data Collection Tools: Discretionary Services. Available at: https://www.samhsa-gpra.samhsa.gov/ CSAT/System.aspx. Accessed Jul 22, 2013.
  6. McCorry F, Garnick DW, Bartlett J, Cotter F, Chalk M. Developing performance measures for alcohol and other drug services in managed care plans. Washington Circle Group. The Joint Commission Journal on Quality Improvement. Nov 2000;26(11):633–43.
  7. Harrison PA, Asche SE. Outcomes monitoring in Minnesota: treatment implications, practical limitations. Journal of Substance Abuse Treatment. Dec 2001;21(4):173–83.
  8. Soldz S, Panas L, Rodriguez-Howard M. The reliability of the Massachusetts Substance Abuse Management Information System. J Clin Psychol. Sep 2002;58(9):1057–69.
  9. Evans E, Hser YI. Pilot-testing a statewide outcome monitoring system: overview of the California Treatment Outcome Project (CALTOP). Journal of Psychoactive Drugs. May 2004;Suppl 2:109–14.
  10. Minnesota Department of Human Services. DAANES Web User Manual for Chemical Dependency Treatment Programs. Minnesota Department of Human Services, DAANES Data Processing Unit, Performance Measurement and Quality Improvement Division Saint Paul, Minnesota, 2013. http://www.dhs.state.mn.us/main/groups/business_partners/documents/​pub/dhs16_152493.pdf. Accessed Jul 21, 2013.
  11. Company. Minnesota’s Statewide Strategy for Drug and Violent Crime Control. DIANE Publishing Company; 1995.
  12. Chi FW, Parthasarathy S, Mertens JR, Weisner CM. Continuing care and long-term substance use outcomes in managed care: early evidence for a primary care-based model. Psychiatric Services. Oct 2011;62(10):1194–200.
  13. Wilkerson D, Migas N, Slaven T. Outcome-oriented standards and performance indicators for substance dependency rehabilitation programs. Substance Use and Misuse. Oct–Dec 2000;35(12–14):1679–703.
  14. Substance Abuse and Mental Health Services Administration. Alcohol and Drug Services Study (ADSS): The National Substance Abuse Treatment System: Facilities, Clients, Services, and Staffing. Office of Applied Studies. Rockville, MD, 2003. http://www.samhsa.gov/data/ADSS/ADSSOrg.pdf. Accessed Jul 21, 2013.
  15. McKay JR, Van Horn DH, Oslin DW, et al. A randomized trial of extended telephone-based continuing care for alcohol dependence: within-treatment substance use outcomes. Journal of Consulting and Clinical Psychology. Dec 2010;78(6):912–23.
  16. McKay JR, Lynch KG, Shepard DS, Pettinati HM. The effectiveness of telephone-based continuing care for alcohol and cocaine dependence: 24-month outcomes. Arch Gen Psychiatry. Feb 2005;62(2):199–207.
  17. Godley MD, Godley SH, Dennis ML, Funk R, Passetti LL. Preliminary outcomes from the assertive continuing care experiment for adolescents discharged from residential treatment. Journal of Substance Abuse Treatment. Jul 2002;23(1):21–32.
  18. Paredes A. The Narconon Drug Rehabilitation Program: A descriptive overview. http://www.narconon.org/Narconon_program_overview_DrParedes.pdf. Accessed Aug 6, 2013.
  19. Schnare DW, Denk G, Shields M, Brunton S. Evaluation of a detoxification regimen for fat stored xenobiotics. Medical Hypotheses. Sep 1982;9(3):265–82.
  20. Cecchini M, LoPresti V. Drug residues store in the body following cessation of use: impacts on neuroendocrine balance and behavior—use of the Hubbard sauna regimen to remove toxins and restore health. Medical Hypotheses. 2007;68(4):868–79.
  21. McLellan AT, Kushner H, Metzger D, et al. The Fifth Edition of the Addiction Severity Index. Journal of Substance Abuse Treatment. 1992;9(3):199–213.
  22. Moos RH, King MJ. Participation in community residential treatment and substance abuse patients’ outcomes at discharge. Journal of Substance Abuse Treatment. Jan–Feb 1997;14(1):71–80.
  23. Prendergast ML, Podus D, Chang E. Program factors and treatment outcomes in drug dependence treatment: an examination using meta-analysis. Substance Use and Misuse. Oct–Dec 2000;35(12–14):1931–65.
  24. Moos RH. Theory-based processes that promote the remission of substance use disorders. Clin Psychol Rev. Jun 2007;27(5):537–51.
  25. Weisz JR, Weiss B, Donenberg GR. The lab versus the clinic. Effects of child and adolescent psychotherapy. The American Psychologist. Dec 1992;47(12):1578–85.
  26. Center for Substance Abuse Treatment (CSAT). CSAT GPRA Client Outcome Measures for Discretionary Programs. http://www.samhsa.gov/Grants06/downloads/CSAT_GPRA_ClientOutcome2006.pdf. Accessed Aug 6, 2013.
  27. McLellan AT, McKay JR, Forman R, Cacciola J, Kemp J. Reconsidering the evaluation of addiction treatment: from retrospective follow-up to concurrent recovery monitoring. Addiction. Apr 2005;100(4):447–58.
  28. Laudet AB, White W. What are your priorities right now? Identifying service needs across recovery stages to inform service development. Journal of Substance Abuse Treatment. Jan 2010;38(1):51–9.
  29. McLellan AT, Luborsky L, Woody GE, O’Brien CP, Kron R. Are the “addiction-related” problems of substance abusers really related? J Nerv Ment Dis. Apr 1981;169(4):232–9.
  30. McLellan AT, Cacciola JC, Alterman AI, Rikoon SH, Carise D. The Addiction Severity Index at 25: origins, contributions and transitions. The American Journal on Addictions/American Academy of Psychiatrists in Alcoholism and Addictions. Mar–Apr 2006;15(2):113–24.
  31. Desmond DP, Maddux JF, Johnson TH, Confer BA. Obtaining follow-up interviews for treatment evaluation. Journal of Substance Abuse Treatment. Mar–Apr 1995;12(2):95–102.
  32. Carroll ME, Anker JJ, Perry JL. Modeling risk factors for nicotine and other drug abuse in the preclinical laboratory. Drug and Alcohol Dependence. Oct 1, 2009;104 Suppl 1:S70–8.
  33. Gerstein DR, Green LW, editors. Preventing Drug Abuse: What Do We Know? Washington, DC: National Academy Press; 1993.
  34. Greenfield L, Burgdorf K, Chen X, Porowski A, Roberts T, Herrell J. Effectiveness of long-term residential substance abuse treatment for women: findings from three national studies. The American Journal of Drug and Alcohol Abuse. Aug 2004;30(3):537–50.
  35. Oudejans SC, Schippers GM, Merkx MJ, Schramade MH, Koeter MW, van den Brink W. Feasibility and validity of low-budget telephonic follow-up interviews in routine outcome monitoring of substance abuse treatment. Addiction. Jul 2009;104(7):1138–46.
  36. Tiet QQ, Byrnes HF, Barnett P, Finney JW. A practical system for monitoring the outcomes of substance use disorder patients. Journal of Substance Abuse Treatment. Jun 2006;30(4):337–347.
  37. Stanford M, Banerjee K, Garner R. Chronic care and addictions treatment: a feasibility study on the implementation of posttreatment continuing recovery monitoring. Journal of Psychoactive Drugs. Sep 2010;Suppl 6:295–302.
  38. American Society for Addiction Medicine (ASAM). American Society of Addiction Medicine Patient Placement Criteria for the Treatment of Substance-related Disorders, Second Edition Revised. Second Edition, Revised ed. Chevy Chase, MD: Lippincott Williams & Wilkins; 2001.
  39. Campbell DT. Reforms as experiments. Amer Psychol. 1969;24:409–29.

End decoration