El Plan de Estudios de Educación de Drogas de Narconon para Estudiantes de Secundaria: Una Prueba de Prevención Controlada, no Aleatoria.

**Richard D. Lennox** Psychometrics Technologies, Incorporated, 2404 Western Park Lane, Hillsborough, NC 27278, USA

Marie A. Cecchini
Asesora Independiente de Investigación
10841 Wescott Avenue, Sunland, CA 91040, USA

Revisado por homólogos y publicado por Tratamiento, Prevención y Política de Abuso de Substancias

RESUMEN EJECUTIVO

Introducción

Aunque el estudio anual y punto de referencia, Monitoreo del Futuro (MTF del inglés Monitoring the Future), ha medido pequeños descensos en el consumo de drogas durante los últimos años de la encuesta. El estimado de 13 millones de jóvenes entre 12 y 17 años de edad en los EE. UU., que se involucran con alcohol, tabaco y otras drogas anualmente se mantiene en un nivel alto en comparación con la tendencia decreciente observada durante la década de 1980, la cual terminó en 1992.

Las áreas problemáticas incluyen, por citar sólo algunos ejemplos, un estimado de 22.5 mil millones de dólares que los consumidores menores de edad gastaron en alcohol en 1999 (de un total de 116.2 mil millones de dólares); un aumento alarmante del 212 por ciento en el número de jóvenes de 12 a 17 años de edad que abusan de los medicamentos prescritos con receta médica entre 1992 y 2003 (lo que ha empeorado mucho desde la fecha de este estudio); y la iniciación de los jóvenes en los analgésicos la cual se estima en 1,124 millones en 2001, secundada sólo por la iniciación a la marihuana por 1,741 millones.

Los medicamentos con prescripción médica (incluyendo OxyContin, Valium y Ritalin) en el momento de este estudio ocupaban el cuarto lugar entre las sustancias de las que más se abusaba en Estados Unidos sólo detrás de la marihuana, el alcohol y el tabaco.

Cuando los esfuerzos de prevención fallan, esto no representa un costo pequeño. En el 2005, las cifras predominantes para cualquier consumo de drogas fueron el 21%, 38% y 50% en 2.º de secundaria y 1.º y 3.º de Bachillerato respectivamente. Aunque podría argumentarse que no todos los estudiantes que prueban drogas desarrollarán problemas, en el 2002, los costos relacionados con la dependencia y el abuso de alcohol relacionados con la pérdida de productividad, la salud, la justicia penal y el bienestar social se estimaron en 180.9 mil millones de dólares. Para muchos jóvenes, el abuso de las drogas precede a problemas académicos tales como calificaciones bajas, ausentismo escolar más alto, niveles de desempeño más bajos y decisiones de abandonar la escuela. De hecho, cuanto más consumen los estudiantes cigarrillos, alcohol, marihuana, cocaína y otras drogas, más probable es que se desempeñen de manera deficiente en la escuela, la abandonen o no continúen con su educación superior.

El objetivo final del programa Narconon es la prevención y erradicación del abuso de las drogas en la sociedad y es congruente con las metas y la agenda de salud pública de la Oficina de Política Nacional de Control de Drogas y del Departamento de Educación. La investigación ha demostrado que la prevención y el retrasar la iniciación del consumo de alcohol u otras drogas durante el inicio de la adolescencia, puede reducir o impedir el abuso de substancias y otros comportamientos de riesgo en la adolescencia y en la edad adulta. Sin embargo, todavía hay mucho que debatir sobre qué políticas y estrategias se deberán emplear para lograr esta meta. Durante los últimos 40 años, los especialistas en prevención de drogas de Narconon han impartido seminarios destinados a complementar los esfuerzos de prevención existentes, con materiales adicionales informativos que son parte de los programas escolares. En el 2004, Narconon Internacional desarrolló un plan de estudios de ocho módulos sobre drogas, para jóvenes en edades de bachillerato que se basa en las investigaciones y escritos de L. Ronald Hubbard como está incorporado en las metodologías seculares de la rehabilitación de drogas de Narconon. Quienes desarrollaron el programa analizaron la opinión de los estudiantes después del programa; la recopilación de encuestas como una práctica de administración de calidad que ha estado en vigor desde el inicio del programa y que continúa hoy en día, a la luz de las prácticas basadas en la evidencia y la teoría de la prevención para crear un plan de estudios independiente y universal (para todos los jóvenes) de educación sobre drogas para jóvenes en edades de bachillerato, destinado a abordar áreas problemáticas clave.

Los ocho módulos del plan de estudios de educación sobre drogas de Narconon para jóvenes en edades de bachillerato, incorporan una combinación única de estrategias de prevención con un contenido que aborda el tabaco, el alcohol, la marihuana y las “drogas duras” comunes. La motivación de la salud, las destrezas sociales, el reconocimiento de la influencia social y las actividades que desarrollan el conocimiento, abordan una serie de factores de riesgo y de protección en la etiología del abuso de sustancias y la adicción a estas. El objetivo de este estudio fue evaluar la capacidad del programa para cambiar el comportamiento, las actitudes y el conocimiento del consumo de drogas entre los jóvenes y evaluar los componentes del plan de estudios de prevención de drogas de Narconon en relación a la teoría de prevención.

METODOLOGÍA

Descripción de la muestra

El personal de Narconon incorporó al estudio a 14 escuelas de dos estados. Las escuelas fueron asignadas a los grupos de educación o de control en base a la similitud del tamaño de la escuela, al tamaño de la comunidad y a la etnia general. Las escuelas también acordaron terminar tres puntos de prueba: Punto inicial de referencia, un mes después aproximadamente y un seguimiento seis meses más tarde. El plan de estudios completo de educación sobre drogas de Narconon se implementó, ya sea después de terminar la encuesta de referencia (condición educativa) o después de terminar la encuesta final, seis meses más tarde (condición de control). La fidelidad de la entrega del plan de estudios se verificó mediante el informe del facilitador.

Después de obtener el consentimiento de los padres, hubo un grupo de control de 236 estudiantes y un grupo experimental de 244 estudiantes en Oklahoma, junto a un grupo de control de 295 estudiantes y un grupo experimental de 220 estudiantes en Hawai. Se les explicó a los estudiantes el consentimiento voluntario y la confidencialidad. Después de la encuesta inicial de referencia, una escuela particular con 26 participantes se retiró del estudio debido a cuestiones de horario. No se realizó ninguna estipulación para ajustar la representación por género, grupos étnicos o de riesgo potencialmente interesantes.

El protocolo del estudio y los formatos de consentimiento fueron revisados y aprobados por Copernicus Group IRB (Protocolo HI001). El personal certificado de encuestas para protección a los participantes humanos asignó a cada estudiante un número de identificación único basado en una lista del salón de clase. Por confidencialidad, los estudiantes marcaron sus respuestas en formatos estándar de respuestas protegidas, etiquetadas con su número de identificación único. Se usó la lista de la clase y el código de identificación para proporcionar a los estudiantes el mismo número de identificación en cada punto de la encuesta, permitiendo así una comparación de las respuestas que se dieron en cada ocasión en que se realizó la medición; una estrategia de muestreo que proporcionó el poder estadístico necesario para identificar las diferencias en las variables analizadas entre una población universal en el aula, donde la mayoría de los jóvenes no usan drogas. Cada estudiante puso los formularios de respuesta llenos en un sobre de seguridad sellado y lo devolvió al personal de encuestas para que lo enviaran por correo al Investigador Principal para el ingreso de los datos escaneados, gestión de datos y análisis estadístico.

Intervención de la educación sobre las drogas

El diseño del estudio requería que cada una de las escuelas que participaron en las condiciones experimentales recibiera el plan de estudios completo de educación sobre las drogas. Los facilitadores entrenados profesionalmente siguieron un manual de entrega codificado y presentaban un informe diario de cumplimiento. Los materiales codificados del plan de estudios de prevención de drogas de Narconon ayudan al facilitador a llevar a cabo el programa de acuerdo a estándares específicos, manteniendo así la fidelidad al programa.

Medidas de los Resultados

La medida principal del resultado era “consumo de sustancias en los últimos 30 días”, usando las Medidas de Resultados para Participantes de Programas Discrecionales de Centros de Prevención de Abuso de Sustancias (CSAP del inglés Center for Substance Abuse Prevention), diseñadas para la evaluación de resultados en los Centros de Prevención de Abuso de Sustancias para los programas de prevención de abuso de sustancias financiados, los cuales se recomienda que se usen en un diseño de antes y después de la prueba. (Formulario OMB No. 0930-0208 Fecha de Vencimiento 31/12/2005). Las preguntas se dirigieron a la frecuencia de uso de veintidós drogas de las que se abusa, incluyendo doce preguntas de la Encuesta de Monitoreo del Futuro.

Los resultados secundarios evaluados por la herramienta del CSAP, incluyeron percepción del riesgo, actitudes y decisiones acerca del uso de las drogas, incluyendo cinco preguntas de la Encuesta de Monitoreo del Futuro, que preguntan acerca del daño percibido debido al consumo de sustancias; y cuatro preguntas de la Encuesta del Estudiante sobre los Factores de Riesgo y de Protección que preguntan acerca de las actitudes relacionadas con el uso de las drogas. Además de calcular el cambio en el comportamiento y las creencias entre los individuos, estas preguntas permiten comparaciones con normas estatales y nacionales.

Además, quienes desarrollaron el programa recomendaron 25 preguntas que se adjuntaron a la encuesta CSAP con el fin de evaluar si los conceptos de educación sobre drogas cubiertos por el programa Narconon son comprendidos correctamente por cada beneficiario del programa, hasta qué medida se mantienen en los puntos de seguimiento y si los estudiantes pueden aplicar o no los conceptos clave del programa. Las preguntas de quienes desarrollaron el programa se diseñaron para examinar los efectos más cercanos, incluyendo la capacidad del programa para educar por medio de examinar la capacidad de recordar el material del programa, así como proporcionar una impresión de la capacidad del estudiante para aplicar las destrezas del programa, tales como la capacidad de autonotificar para comunicar sus creencias sobre el uso de drogas, reconocer y resistir las presiones para usar drogas y tomar decisiones.

Análisis estadístico

El diseño no aleatorio, en donde no puede suponerse que los grupos asignados a condiciones experimentales y de control serán iguales, requiere un análisis conservador. Por esta razón, el estudio utilizó el Análisis de Covarianza (ANCOVA del inglés Analysis of Covariance) de las puntuaciones de cambio desde la base de referencia, llevando un control para el consumo inicial de drogas así como cambios en las poblaciones escolares como covariables.

RESULTADOS

Evaluación de los componentes del plan de estudios de Narconon

Tabla 1 esta presenta las ocho sesiones del plan de estudios frente a conceptos clave usados por muchos programas de prevención de drogas. El plan de estudios interactivo imparte información con base científica de campos tan diversos como la toxicología, la ciencia forense, la nutrición, la mercadotécnia, la farmacología y muchos otros. Los materiales del programa incluyen soportes audiovisuales y planes de lecciones claros que deben entregarse en su totalidad combinados con herramientas de gestión de la calidad, tales como los cuestionarios anónimos de los estudiantes para cada sesión y la hoja de registro del facilitador, para registrar cualquier problema y/o preguntas en la sesión.

La capacitación de facilitadores hace hincapié en la importancia de la comunicación eficaz, así como en la creación de un entorno en el cual los estudiantes puedan hacer preguntas, discutir situaciones personales y participar activamente.

Los efectos del plan de estudios sobre drogas de Narconon se compararon con sitios que aún no han recibido el plan de estudios

En el seguimiento, como se muestra en la Tabla 4, los estudiantes en el programa de educación sobre drogas, pero no el grupo de control, habían avanzado hacia un uso menor de drogas para prácticamente todos los tipos de drogas de consumo. Dadas las similitudes de comportamiento en el grupo de consumo de drogas medidas en el punto de referencia, este patrón por sí solo apoya la fiabilidad de las diferencias creadas por el plan de estudios de educación sobre drogas.

Una serie de reducciones en el consumo de drogas logra una significación estadística. Las características de las pruebas específicas indican la eficacia del programa. Las áreas de consumo de alcohol, tabaco y marihuana en los últimos 30 días son particularmente relevantes en las poblaciones de bachillerato: La cantidad de consumo de cigarrillos mostró el efecto más fuerte, seguido por el uso de tabaco sin humo y la frecuencia de cigarrillos. La frecuencia y la cantidad de marihuana también fueron estadísticamente significativas. Diferencias en el consumo de alcohol y de estar ebrio produjeron efectos mínimos.

Entre las “drogas duras”, el consumo de anfetaminas era de alguna manera predominante entre estos jóvenes y se redujo significativamente debido al plan de estudios.

Las diferencias entre la educación sobre drogas y los grupos de control son consistentes con la literatura sobre los tipos de intervención universales y con base en el salón de clase, en donde los datos sobre el consumo de drogas se obtienen por autonotificación y los niveles de consumo de drogas son altos sólo entre un subgrupo pequeño de jóvenes.

Influencia del plan de estudios de educación sobre drogas de Narconon sobre la percepción del riesgo y las actitudes acerca de las drogas o el consumo de drogas, en comparación con sitios que aún no han recibido el plan de estudios

Seis meses después de haber participado en el programa, al controlar las diferencias del punto de referencia, hubo una tendencia mucho mayor para el grupo de control de planear emborracharse durante el año después del seguimiento de seis meses en comparación con el grupo del programa de educación sobre drogas, así como una decisión más fuerte entre el grupo de control de fumar cigarrillos. En comparación, el grupo de tratamiento de educación sobre drogas demostró un compromiso mayor hacia un estilo de vida libre de drogas en comparación con el grupo de control.

En el seguimiento de seis meses, cuatro de las cinco preguntas que evalúan el riesgo de daño fueron estadísticamente significativas. Significativamente más estudiantes en el grupo de educación sobre drogas indicaron un gran riesgo en la pregunta “cuánto riesgo corren las personas de hacerse daño (físicamente o de otras formas) si usan marihuana una o dos veces o si fuman marihuana con regularidad”. Estas actitudes también se reflejan en las preguntas que sugirieron las personas que desarrollaron las preguntas del programa y los jóvenes que recibieron el programa de educación sobre drogas y adquirieron la actitud de que las drogas son malas.

Competencia en la absorción del material cubierto en el programa de educación sobre las drogas de Narconon en comparación con los lugares que aún no han recibido el plan de estudios

Como se muestra en la Tabla 9, seis meses después de recibir el programa de educación sobre las drogas, un número significativamente mayor de estudiantes que recibieron el plan de estudios de educación sobre las drogas fueron capaces de proporcionar respuestas coherentes con el contenido del programa para cada uno de los diecinueve puntos, controlando las diferencias al inicio del estudio. Es de interés, que los estudiantes del programa de educación sobre las drogas mejoraron su comprensión de que el alcohol es una droga y de que el abuso de drogas incluye tanto las sustancias legales, como las ilegales. Al inicio del estudio, la mayoría de los estudiantes tenían una apreciación deficiente acerca de los efectos del consumo de drogas a nivel de los nutrientes, lo que fue corregido por el programa.

El plan de estudios también corrigió la percepción común errónea acerca de la marihuana, de que debido a que crece de forma natural, las sustancias químicas que contiene no son perjudiciales. Los estudiantes también identificaron correctamente una fuente importante de influencia social en el uso de las drogas como lo es la publicidad en los medios. Las respuestas a muchas de estas preguntas indican que los estudiantes que recibieron el plan de estudios de educación sobre las drogas mostraron una mayor comprensión de los amplios efectos de las drogas sobre la mente y el cuerpo.

De las seis preguntas que evalúan las decisiones y comportamientos de los estudiantes, tres produjeron un cambio significativo. Los estudiantes en el grupo de prevención de drogas eran más propensos a indicar que sabían lo suficiente acerca de las drogas como para tomar decisiones. Es interesante que quienes recibieron prevención de drogas indicaron una mayor capacidad actual para resistir las presiones para tomar drogas, aunque la cuestión de evaluar la resistencia en el pasado a las presiones de usar de drogas se contestó de manera similar entre ambos grupos, en todos los puntos en el tiempo. También hubo un cambio mayor en el número de estudiantes que indicaron “falso” a la declaración “las drogas no son tan malas en realidad”.

DEBATE

El propósito de este estudio era el evaluar la capacidad del programa Narconon de educación sobre las drogas para producir un impacto a largo plazo en el comportamiento de los estudiantes respecto al uso de las drogas en un marco de un salón de clase universal (con todos los estudiantes). En gran medida, las respuestas de la encuesta al inicio del estudio fueron similares a los patrones de consumo de drogas que se observan en las grandes encuestas nacionales. Después de controlar los niveles de uso antes de la prueba, seis meses después de recibir el plan de estudios para la prevención de drogas, los estudiantes del grupo que recibió el plan de estudios de educación sobre las drogas, tenían niveles más bajos de consumo de drogas que los estudiantes del grupo de comparación. Se observaron reducciones significativas en el alcohol, el tabaco y la marihuana (categorías importantes del abuso de drogas en esta población), así como ciertas categorías de “drogas duras”, incluyendo medicamentos de prescripción controlados, cocaína y éxtasis. Los resultados en la Tabla 4 muestran una tendencia clara y confiable entre cada categoría examinada en el programa de educación de drogas, al producir reducciones en el comportamiento relacionado con el uso de las drogas.

Esto es alentador, a la luz de la evaluación que se ha diseñado para proporcionar una prueba del “mundo real” del programa Narconon en una intervención bajo condiciones normales de un aula en funcionamiento. Las barreras inherentes a la administración del programa y a la evaluación mientras las escuelas estaban activas, incluyendo la evaluación de su eficacia con los cuestionarios autoevaluativos, conduce a modestas diferencias medibles entre los grupos de educación sobre las drogas y los grupos de control, con términos de error relativamente grandes.

El uso de la metodología de la encuesta CSAP no hace posible cuantificar las reducciones en el consumo de drogas y este no era el objetivo de esta evaluación. Es importante destacar que, al examinar a una audiencia universal, en lugar de seleccionar grupos de estudiantes de alto riesgo, las diferencias matemáticas entre las respuestas de los estudiantes en cada categoría se mantuvieron modestas debido a que al inicio del estudio, la mayoría de los estudiantes no indican que están usando drogas.

Las preguntas de CSAP que evalúan la hipótesis de que los cambios en las actitudes y creencias serían modificadas por el programa de educación sobre drogas, abogan por un efecto mediador en el consumo de drogas. Es interesante que las preguntas dirigidas a discernir si se obtuvieron nuevos conocimientos y se retuvieron con el paso del tiempo, a pesar de que indican un conocimiento previo sobre los datos, produjeron no obstante y sin lugar a dudas, los cambios estadísticos más significativos.

Siendo principalmente una estrategia de educación (clasificación del Centro de Tratamiento de Abuso de Sustancias), el programa Narconon incluye enfoques que se alinean con las teorías clave de la prevención. A lo largo del plan de estudios, la comunicación persuasiva se enfatiza como el medio para impartir cada componente. La mejora en el hecho de ser competente se logra mediante la interacción de los estudiantes y la inspección personal extraescolar de los medios de comunicación y otras influencias ambientales destinadas a abordar las influencias sociales. Se presenta información científica, y los estudiantes completan ejercicios dirigidos a desarrollar su capacidad de evaluar la exactitud de los mensajes que se presentan, como información de una variedad de fuentes.

Con respecto a la importancia del conocimiento, mientras que muchos de los programas de prevención anteriores les proporcionaban a los individuos datos precisos sobre los efectos nocivos del alcohol y otras drogas, teorizando que estos individuos reducirían o evitarían el consumo de drogas porque era lo más conveniente para ellos, los estudios de este modelo genérico que se concentra sólo en información o en consciencia, han llevado a uno de los pocos hechos que han logrado un acuerdo universal en el campo de la prevención. Esto es que, para la gran mayoría de las personas, el simple reconocimiento a través de la recepción pasiva de información sobre la salud, no es suficiente para llevarlos a alterar su comportamiento presente o a reducir su consumo actual o futuro de las drogas.

Desde el inicio, los materiales de entrenamiento de prevención de Narconon han hecho hincapié en la comunicación correcta de información y la interacción con el comunicador. La capacitación de los facilitadores se alinea con el modelo de cinco componentes de persuasión de comunicación descrito por McGuire. De acuerdo con esta teoría, para ser eficaz un educador debe obtener y mantener la atención de los oyentes, debe ser comprensible (comprensión), debe obtener la aceptación por parte de la persona expuesta al mensaje (recibimiento), la aceptación debe conservarse con el paso del tiempo (retención), y con ello se traduce en acción en situaciones apropiadas. El examinar la capacidad para elegir la respuesta correcta sólo comienza a responder a la pregunta sobre el valor y la utilidad percibidos de esa información.

Para ello, la incorporación de la comunicación persuasiva en la capacitación de facilitadores y los componentes del programa multimedia es sugestiva. En teoría, la comunicación de la información con base científica sobre la naturaleza y efectos de las drogas puede ayudar a los estudiantes en el desarrollo de su juicio y conciencia, pero sólo en la medida en la que el mensaje enviado sea muy real para los jóvenes y se entregue de tal manera que los alumnos puedan mostrarle respeto y aprecio. Las mediciones de satisfacción de los estudiantes, que incluyen reacciones afectivas (por ejemplo: el placer, el valor del contenido) deberían seguirse explorando, ya que pueden revelar importantes cambios en las percepciones sobre la información en sí, que no se detectarían con simples preguntas de “falso o verdadero”.

CONCLUSIÓN

Al ser un plan de estudios educativo intensivo de ocho módulos, el programa Narconon tiene una base sólida en la teoría y en la etiología del abuso de drogas e incorpora varios componentes importantes e históricamente exitosos de prevención.

Esto apoya la predicción de que los participantes en este programa en las aulas, cambiarían su comportamiento respecto al abuso de las drogas. Además, la red de Narconon ofrece una estructura organizacional sólida para fomentar la implementación del programa en forma sustentable y de alta fidelidad.

En esta evaluación, el programa de educación de drogas de Narconon produjo reducciones confiables en el consumo de drogas, seis meses después de la terminación del programa de educación de drogas y en cada una de las categorías de consumo de drogas que se sometieron a pruebas. Un tercio de estas preguntas (aquellas que evaluaban las drogas que los jóvenes usan más comúnmente; alcohol, tabaco y marihuana, así como “drogas pesadas”) mostraron reducciones estadísticamente significativas en el uso. Las reducciones logradas tanto en anfetaminas como en el uso de anfetaminas no prescritas, son importantes tomando en cuenta los aumentos recientes en la disponibilidad y la iniciación en el uso de estas drogas. La fiabilidad de las reducciones que se midieron respecto al comportamiento del abuso de las drogas proporciona el apoyo más importante para el plan de estudios de educación de drogas de Narconon.

La capacidad del programa para producir reducciones en el comportamiento relacionado con el consumo de drogas, parece ser el resultado de corregir mensajes que prevalecen pero que son falsos y al mismo tiempo capacitar a los jóvenes para observar, sacar sus propias conclusiones y potencialmente también mejorar las destrezas interpersonales, que contribuyen al desarrollo de normas grupales apropiadas. Estos cambios pueden resultar en cambios de la percepción de riesgos y de actitudes corregidas tanto en los individuos como en los grupos. Sin embargo, los mecanismos de acción de este programa deben seguir explorándose, usando instrumentos sensibles y un análisis diseñado para probar esta hipótesis. Aunque el cuestionario de CSAP fue sometido a un amplio proceso de desarrollo, aislando componentes efectivos de los programas de prevención de drogas, podría requerir una metodología más robusta, particularmente a la luz de la teoría que construye este programa.

El programa Narconon de educación de drogas para alumnos de secundaria y preparatoria, muestra claramente resultados positivos y envía un importante y poderoso mensaje que promueve la abstinencia. Tomando en cuenta las reducciones significativas en el comportamiento relacionado con el consumo de drogas, el contenido científico y la teoría de la influencia social subyacente de los materiales del programa, y su implementación, y la gestión centralizada y sólida de Narconon Internacional, este es un programa muy prometedor y responde a una necesidad vital en la prevención del abuso de drogas.

Tabla 4: Uso de drogas en un seguimiento de seis meses: Comparación de medios entre el grupo de tratamiento y el grupo de control.
Variable en el Uso de Drogas Número del Grupo de Control = 420 (Promedio) Número del Grupo de Control = 389 (Promedio) Dirección de diferencia Nivel de Significancia df = 11 (F) Nivel de Significancia df = 11 (valor p=)
B1 Cigarrillos (frecuencia) 1.34 1.26 Positivo 3.35 >0.001
B2 Tabaco sin humo 1.34 1.26 Positivo 3.39 >0.001
B3 Cigarrillos (AMT fumada) 1.49 1.35 Positivo 3.89 >0.001
B4 Alcohol 1.57 1.41 Positivo 1.87 0.040
B5 Estar ebrio 1.43 1.24 Positivo 1.69 0.073
B6 Marihuana 1.30 1.18 Positivo 2.28 0.010
B6 Marihuana (AMT fumada) 1.18 1.13 Positivo 2.12 0.017
B8 Pegamento inhalado 1.13 1.06 Positivo 0.86 0.584
B9 LSD 1.05 1.04 Positivo 1.12 0.339
B10 Anfetaminas 1.11 1.07 Positivo 2.35 0.008
B11 Crack 1.06 1.03 Positivo 0.681 0.758
B12 Cocaína 1.08 1.03 Positivo 0.97 0.471
B13 Tranquilizantes 1.09 1.06 Positivo 0.73 0.710
B14 Barbitúricos 1.10 1.05 Positivo 1.07 0.380
B15 Metanfetamina Cristal 1.07 1.04 Positivo 1.12 0.273
B16 Anfetamina con/sin receta 1.09 1.03 Positivo 1.59 0.098
B17 Heroína 1.04 1.03 Positivo 0.327 0.980
B18 Otros Narcóticos 1.06 1.04 Positivo 1.13 0.335
B19 Éxtasis 1.05 1.03 Positivo 0.97 0.475
B20 Rufis 1.03 1.03 Cero 1.19 0.287
B21 GHB 1.02 1.04 Negativo 2.39 0.006
B22 Super K 1.02 1.02 Cero 1.96 0.030

Tabla 9: Porcentaje de estudiantes que dieron una respuesta correcta a preguntas de contenido del programa
Número de Control = 524 (Inicio del estudio) Número de Control = 419 (6 meses de seguimiento) Número de Educación de Drogas = 433 (Inicio del estudio) Número de Educación de Drogas = 388 (6 meses de seguimiento) Nivel de Significancia df = 11 (F) Nivel de Significancia df = 11 (valor p=)
1. Las drogas afectan tu mente sólo mientras las consumes. (respondieron falso) 58.8% 68.7% 58.0% 68.3% 3.21 0.001
2. El alcohol no es una droga. (respondieron falso) 51.3% 54.9% 53.3% 70.9% 6.03 0.001
3. Cada droga realmente produce sólo un efecto principal y eso es acerca de lo que debes preocuparte. (respondieron falso) 62.2% 69.0% 56.4% 63.9% 3.77 0.001
4. El abuso de drogas sólo se refiere a drogas ilegales. (respondieron falso) 79.0% 80.4% 76.7% 79.1% 4.24 0.001
5. Como la marihuana crece en forma natural, las sustancias químicas que contiene no son realmente dañinas para tu cuerpo. (respondieron falso) 67.9% 74.2% 60.5% 68.8% 3.53 0.001
6. Una razón por la que los jóvenes experimentan con drogas es que se promueven en películas, televisión y revistas. (respondieron verdadero) 57.6% 61.6% 47.6% 64.9% 4.70 0.001
7. Todas las drogas cambian la forma en que funciona tu cuerpo, así lo desees o no. (respondieron verdadero) 76.1% 76.4% 65.4% 74.5% 2.15 0.015
8. Una vez que tomas una droga, siempre tendrá el mismo efecto cada vez que la tomes. (respondieron falso) 48.9% 57.3% 47.3% 56.4% 3.58 0.001
9. Las drogas causan que tu cuerpo agote las vitaminas y minerales. (respondieron verdadero) 36.3% 50.4% 33.0% 72.9% 8.79 0.001
10. Las drogas pueden causar lagunas en tu memoria. (respondieron verdadero) 75.2% 80.4% 66.5% 79.6% 5.06 0.001
11. Las drogas pueden causar que la persona esté segura de estar haciendo una cosa cuando de hecho está haciendo otra. (respondieron verdadero) 68.9% 73.3% 60.0% 67.5% 5.25 0.001
12. Los alucinógenos no son tan malos como otras drogas. (respondieron falso) 50.6% 57.0% 42.0% 59.0% 2.90 0.001
13. Los anuncios de alcohol están diseñados sólo para personas mayores de 21 años de edad. (respondieron falso) 51.7% 59.2% 49.9% 58.8% 7.35 0.001
14. Las drogas pueden cambiar la forma en que te sientes, poco después que una persona usa drogas se siente deprimida e indiferente. (respondieron verdadero) 76.5% 79.5% 72.3% 75.8% 3.23 0.001
15. Una vez que dejas de consumir drogas, se acabó, estas no tienen un efecto posterior en tu cuerpo o en tu mente. (respondieron falso) 76.1% 77.3% 68.4% 70.9% 2.60 0.003
16. La adicción sólo ocurre una vez que no puedes decir no. (respondieron verdadero) 31.9% 37.9% 26.1% 24.5% 2.95 0.001
17. Está bien sólo tomar drogas de vez en cuando, ya que el cuerpo limpia todas las drogas después de unos cuantos días. (respondieron falso) 66.4% 69.5% 63.0% 72.9% 3.53 0.001
18. Sé cómo distinguir si estoy obteniendo buena información acerca de las drogas. (respondieron verdadero) 46.9% 61.1% 49.2% 63.4% 2.56 0.003
19. Una persona necesita tener metas personales para ser feliz. (respondieron verdadero) 60.1% 68.3% 52.7% 69.3% 3.28 0.001
20. Es fácil para mí comunicar lo que pienso o cómo me siento acerca de algo. (respondieron verdadero) 63.4% 70.6% 56.8% 65.2% 1.34 ns
21. Conozco lo suficiente acerca de las drogas para tomar mis propias decisiones. (respondieron verdadero) 80.0% 84.2% 76.9% 81.7% 2.77 0.002
22. Puedo resistir fácilmente la presión de tomar drogas. (respondieron verdadero) 72.3% 78.8% 70.0% 74.5% 2.77 0.002
23. Antes he resistido las presiones de tomar drogas. (respondieron verdadero) 66.4% 69.2% 58.9% 68.3% 0.88 ns
24. En el futuro, tal vez consumiré drogas. (respondieron falso) 64.9% 65.9% 60.7% 60.8% 2.74 0.002
25. En realidad las drogas no son tan malas. (respondieron falso) 79.4% 81.6% 70.9% 75.0% 1.91 0.035
• El control de las diferencias iniciales mediante el uso de un análisis de covarianza con sumas de cuadrados Tipo III

REFERENCIAS:

  1. Johnston LD, O’Malley PM, Bachman JG, Schulenberg JE: Monitoring the Future national survey results on drug use, 1975–2005. In Secondary school students Volume I. Bethesda, MD: National Institute on Drug Abuse; 2006.
  2. Office of National Drug Control Policy (ONDCP): Stopping drug use before it starts—education and community action. The national drug control strategy. Washington, DC: Executive Office of the President; 2007.
  3. Foster SE, Vaughan RD, Foster WH, Califano JA Jr: Estimate of the commercial value of underage drinking and adult abusive and dependent drinking to the alcohol industry. Arch Pediatr Adolesc Med 2006, 160:473-8.
  4. Office of National Drug Control Policy (ONDCP): The Economic Costs of Drug Abuse in the United States, 1992–2002. Washington, DC: Executive Office of the President (Publication No. 207303); 2004.
  5. Hays RD, Ellickson PL: Associations between drug use and deviant behavior in teenagers. Addict Behav 1996, 21:291-302.
  6. Dewey JD: Reviewing the relationship between school factors and substance use for elementary, middle, and high school students. J Prim Prev 1999, 19:177-225.
  7. Ellickson PL, McGuigan KA, Adams V, Bell RM, Hays RD: Teenagers and alcohol misuse in the United States: by any definition, it’s a big problem. Addiction 1996, 91:1489-503.
  8. Johnston LD, O’Malley PM, Bachman JG: National survey results on drug use from the Monitoring the Future study, 1975–1998. In Secondary school students Volume I. Bethesda, MD: National Institute on Drug Abuse; 1999.
  9. Botvin GJ, Baker E, Dusenbury L, Botvin EM, Diaz T: Long-term follow-up results of a randomized drug abuse prevention trial in a white middle-class population. JAMA 1995, 273:1106-12.
  10. Chou CP, Montgomery S, Pentz MA, Rohrbach LA, Johnson CA, Flay BR, MacKinnon DP: Effects of a community-based prevention program on decreasing drug use in high-risk adolescents. Am J Public Health 1998, 88:944-8.
  11. Center for Substance Abuse Prevention (CSAP). US Department of Health and Human Services: Core measures initiative: Phase I Recommendations. Bethesda, MD; 2003.
  12. Fisher GL, Harrison TC: Substance Abuse: Information for school counselors, social workers, therapists, and counselors. Second edition. Needham Heights, MA: Allyn & Bacon; 2000:306-328.
  13. Evans RI, Henderson A, Raines B: Smoking in children and adolescents: psychosocial determinants and prevention strategies. NIDA Res Monogr 1979:69-96.
  14. Botvin GJ, Botvin EM: School-based and community-based prevention approaches. In Substance abuse: A comprehensive textbook. Second edition. Edited by: Lowinson JH, Ruiz P, Millman RB, Langrod JG. Baltimore, MD: Williams & Wilkens; 1992:910-927.
  15. Goodstadt MS: School-based drug education in North America: What is wrong? What can be done? J Sch Health 1986: 56:278-81.
  16. Polich JM, Ellickson PL, Reuter P, Kahan JP: Strategies for controlling adolescent drug use Santa Monica, CA: Rand Corporation; 1984.
  17. McGuire WJ: The nature of attitudes and attitude change. In Handbook of social psychology. The individual in a social context Volume 3. Edited by: Lindsey G, Aronson E. Reading, MA: Addison-Wesley; 1969:136-314.

End decoration